En esta ocasión hablaremos de la entrada a cebadero y como podemos mejorar los ratios productivos durante este proceso, en terneros.

Según el Sistema Integral de Trazabilidad Animal (SITRAN), en 2018 estaban registrados en estado de alta, 20.357 cebaderos con un censo total de 1.437.139 animales. Concentrándose el 76% de la producción total de vacuno en las comunidades de Cataluña, Castilla-León, Andalucía, Galicia, Castilla la mancha y Aragón.

El origen de estos terneros son rebaños lecheros o de vacas nodrizas y un 23% provenientes de otros países europeos como Francia. Estos animales se ceban en sistemas intensivos y altamente especializados en función del tipo de animal.

Uno de los pilares para optimizar la producción animal son las instalaciones y el manejo a pesar de esto existe un vacío legal ya que en la normativa actual solo se describen condiciones mínimas de cría para terneros hasta los 6 meses de vida, pero no para el crecimiento y el cebo.

Aparte de poder aportar los nutrientes necesarios para que el ternero tenga un crecimiento y cebo adecuado, hay gran cantidad de factores que van a repercutir en el desarrollo del animal. Aquellos detalles de manejo que afecten al patrón de ingesta de pienso y de agua como: los tamaños de comederos, bebederos y acceso a paja, así como la densidad animal entre otros, van a ser determinantes en el éxito o fracaso del cebo de los terneros.

En esta ocasión hablaremos de la entrada de terneros en el cebadero y de algunos tips para que esta etapa no sea un punto de riesgo en nuestros cebaderos.

¿Cómo hacer una buena entrada de terneros al cebadero?

La entrada al cebadero es un momento de mucho estrés para el animal repercutiendo negativamente en su rendimiento productivo, siendo fundamental que se pongan en práctica todas las medidas posibles para mitigar los efectos del manejo, climáticos, el ayuno, la mezcla de animales y, especialmente, los efectos del transporte.

Aunque los programas sanitarios pueden variar de unos cebaderos a otros se puede establecer un estándar, considerando las prioridades en cuanto al manejo y productos que deben aplicarse.

Rehidratación.

Es lo más importante y se debe realizar antes de que los animales nuevos entren en contacto con los ya existentes en la explotación. Es importante porque la deshidratación hace que las mucosas del tracto respiratorio y digestivo estén secas y pierdan efectividad a la hora de cumplir su función de filtro frente a los patógenos. Por lo que si no cumplimos con este paso es posible que en unos días podamos ver síntomas de enfermedad bien sea digestiva como diarreas o problemas respiratorios. Se debe aplicar en todos los animales, independientemente de su peso y de la distancia recorrida en la entrada a cebo, con el objetivo de:

  • Corregir el nivel de deshidratación que haya sufrido el animal durante el transporte y manejo.
  • Adaptar el sistema digestivo tras el periodo de ayuno.
  • Aportar energía, sobre todo a terneros mamones.

Para esto, es importante poder ofrecer a los terneros un buen rehidratante  que permita reestablecer el equilibrio hídrico y electrolítico, recuperando las características normales y funcionales de las mucosas y del aparato digestivo. El siguiente paso es establecer un buen protocolo sanitario en la entrada al cebadero para prevenir patologías parasitarias e infecciosas.

Prevención y control.

Un plan vacunal que incluya enterotoxemias y vacunas de enfermedades víricas a todos los animales que entren al cebadero, reduciendo el porcentaje de animales con patologías infecciosas. Esto se traduce en una mejora de la GMD y la calidad de la canal.

Por otro lado, también están los parásitos intestinales como los coccidios que, en esta etapa de vida, pueden provocar grandes pérdidas por diarreas. Se pueden usar productos fitobióticos vía pienso o agua que tengan actividad antiparasitaria como el COCCI CERO o el BILANTUL RUM que además tienen efecto modulador de la microbiota.   

Distribución de terneros.

En la fase de entrada al cebadero en recomendable dividir los animales, formando lotes principalmente en base al sexo y los pesos o tamaños. La distribución en lotes uniformes es importante, ya que se consigue disminuir la competencia entre animales.

Pesaje de terneros.

Otro punto importante para tener en cuenta es el pesaje de los terneros, individualmente o por lotes. Dato que podremos utilizar para calcular las Ganancias Medias Diarias, los Índices de Conversión y evaluar los rendimientos de los animales y la explotación.

Desde AMBiotec promovemos la salud y el bienestar animal a partir de una correcta salud digestiva. Nuestros productos proporcionan este objetivo a través de la innovación.